miércoles, 12 de octubre de 2016

HARRY POTTER Y EL LEGADO MALDITO - JOHN TIFFANY Y JACK THORNE


Siempre fue difícil ser Harry Potter y no es mucho más fácil ahora que es un empleado con exceso de trabajo del Ministerio de Magia, un marido y padre de tres niños en edad escolar.
Mientras Harry se enfrenta con un pasado que se niega a permanecer donde pertenece, su hijo menor Albus debe luchar con el peso de una herencia familiar que nunca quiso. Como el pasado y el presente se fusionan ominosamente, padre e hijo descubren una verdad incómoda: a veces, la oscuridad viene de lugares inesperados.


Como una fan más de Harry Potter, cuando me enteré que habría una "continuación", un "octavo libro" de esta famosísima saga casi me muero.

Sabía que se trataba de una obra de teatro; que el libro es el texto de esta obra de teatro y que no iba a ser lo mismo. Además, sabía que no lo iba a escribir JK Rowling. Así que por supuesto que no iba a ser lo mismo. 

Decidí comprarlo y leerlo, porque sería como un insulto a mi lado potterhead no hacerlo, aunque sabía que no me iba a gustar. ¿Por qué? Por algo muy sencillo: no está escrito por JK Rowling. Y se nota. Y tanto que se nota. Si a eso añadimos que es teatro, perdemos un factor muy importante dentro del género fantástico: la descripción. Si algo me gustaba de la saga Harry Potter es el mundo mágico, esos lugares maravillosos que hacían volar la imaginación, y los he echado de menos.

Está claro que la gracia de esta octava historia es verla, no leerla. Supongo que ver la obra de teatro será una experiencia completamente diferente a leer el texto de la obra.

Empezamos por el principio.
El libro comienza justo donde termina el séptimo libro; diecinueve años después de la batalla, Harry y Ginny van a despedir a sus hijos, James y Albus, al Expreso de Hogwarts.
Y aquí descubrimos al protagonista del libro, Albus, que sí, que es el "niño maldito". 
Albus Severus Potter es un personaje que me cayó fatal desde el primer momento. Es un niño malcriado, egocéntrico y envidioso, pero como ya dice la sinopsis, ser Harry Potter no es sencillo (siete libros nos lo han demostrado, aunque también sería discutible) pero ser el hijo de Harry Potter es aun más complicado. Si a esto añadimos que Albus tiene unos complejos enormes, podemos entender su comportamiento y ese carácter tan exasperante.

Hay otro personaje que tiene el mismo peso que Albus: Scorpius, el hijo de Draco Malfoy. Obviando el nombre (como hemos obviado todos los nombres absurdos de todos los hijos de Harry y Ginny), Scorpius es un chico alegre, optimista, muy inteligente y que como Albus, aparentemente no se parece en nada a su padre.

Y como el lector puede suponer, de estos dos niños solitarios nacerá una amistad irrompible. Y como el lector puede suponer, sus respectivos padres no estarán nada de acuerdo. 

Hasta aquí todo lo que se puede decir sin spoilers. 
En general, ha sido una historia que no me ha sorprendido para nada. De hecho, todas las escenas más "chocantes" parecen sacadas de teorías de fans (de hecho la mayoría han estado circulando por internet todos estos años), incluso ha habido momentos que mientras leía pensaba "pero qué narices se les ha pasado por la cabeza para escribir esto..." Para mí, esta obra regala al lector-fan situaciones con las que ha estado soñando todos estos años. Conversaciones entre personajes que no sucedieron cuando tenían que haber sucedido, romances sin pies ni cabeza, la reaparición de personajes fallecidos... Una acumulación de escenas que para mí sobran.

Otro factor impactante, y es algo que me ha sorprendido muchísimo, es el personaje de Ron Weasley. El Ron de la saga se lo han cargado y han construido un Ron estúpido que sólo abre la boca para soltar la gracia del momento. Algo bastante decepcionante porque era un personaje con muchos matices y bastante más interesante que su amigo Harry Potter (al que detesto con todas mis fuerzas).

En definitiva, y sin poder decir mucho más, Harry Potter y el legado maldito parte de una idea interesante pero que en mi opinión no ha estado bien desarrollada. Espero que sea porque se trata de una obra de teatro y no de una novela y que verla aporte esos matices que se echan de menos cuando se lee.

 

















5 comentarios:

  1. Hola! creo que lo dejaré pasar aunque muchos fangirlean con éste libro ya que de partida es una obra de teatro y segundo no esta escrito por JK Rowling. Gracias por la reseña ♥
    ¡Un Beso!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Pues sí, una pena lo que ha pasado, cómo lucran con esta historia. Creo que si Rowling ya no quiere hacer nada más con Potter, entonces no debería dejar que lleguen otros y manchen su obra. Pero en fin, ella sabrá.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Holis, la verdad a mi tampoco me gustaba mucho la idea de una "continuación" de los libros de Harry Potter sin que los escribiera J.K Rowling y por como das a entender que la historia no es algo original sino como sacado de teorías nime dan ganas de leerlo, creo que solo lo haría para conocer a Scorpius el hijo de Draco que me ha llamado la atención, ya hasta se me hace lindo.
    Creo que lo leere pero no es de mis lecturas próximas, saludos desde http://elrinconliterariodenanabi.blogspot.mx/ y un beso. :)

    ResponderEliminar
  5. Hola, Alicia.
    Soy fan de esta saga pero me niego a leer esta novedad porque las obras de teatro no me gustan nada. Les falta ambientación y profundidad a sus personajes. Besos

    ResponderEliminar